Posted by on

Vivir en Las Terrenas

Desconocida en gran medida por los norteamericanos, Las Terrenas fue descubierta en la década de 1970 por europeos que buscaban una escapada caribeña asequible. Hoy en día, Las Terrenas es una vibrante comunidad internacional con residentes de todo el mundo, incluyendo expatriados franceses, alemanes, polacos, suizos, italianos, holandeses y británicos. La ecléctica población significa que se pueden encontrar alimentos exóticos importados de Europa en los supermercados, queso suizo y salchichas alemanas recién hechas en las tiendas locales, excelentes restaurantes internacionales, y un grupo activo y mixto de gente para darle la bienvenida a su bien establecida comunidad.

El Caribe y las arenas que lo bordean están a la vuelta de cada esquina en Las Terrenas. Se puede utilizar fácilmente la playa como vía para ir de una parte a otra de la ciudad; es la ruta peatonal más agradable. En cualquier momento del día, se puede girar hacia un lado o hacia otro, y ahí está de nuevo el mar, ahora azul, luego verde.

Pero Las Terrenas no es la típica ciudad playera del Caribe. Si se rasca la superficie, se encuentra una de las comunidades de expatriados más interesantes del mundo. Se trata de una población mayoritariamente francesa, reforzada por italianos, británicos, daneses y alemanes.

La fuerte presencia europea tiene muchas implicaciones en el modo en que la gente se saluda al pasar, en la decoración de sus casas, en el mantenimiento de sus jardines, en la forma de pasar el tiempo libre y también en la cocina local.

Los restaurantes de las ciudades costeras del Caribe suelen ofrecer mucho pollo a la brasa y arroz con coco, pero en Las Terrenas hay restaurantes franceses e italianos que ofrecen carpaccio de ternera, pasta casera y pan fresco que no desentonaría en París o la Toscana, a menudo apoyados por cartas de vinos que incluyen muchas opciones de vinos finos, incluso espumosos. En Las Terrenas, se puede cenar con empanadas fritas de un carrito callejero si se quiere (le animo a que lo pruebe)… o se puede disfrutar de comidas de tres y cuatro platos, francesas o italianas, complementadas con cartas de vinos de buena selección.

Otras cosas también son sorprendentes, como la calidad de la construcción. Esto es gracias a las nuevas normas sobre huracanes que se están aplicando agresivamente. También es gracias a los tipos de promotores que se han visto atraídos por esta playa caribeña en particular. Se trata de promotores experimentados que cuentan con un sólido historial. También son europeos y no norteamericanos. Esto es evidente en los acabados interiores. Los azulejos, las encimeras, los sanitarios, los armarios de cocina y el mobiliario en general son de estilo europeo contemporáneo.

Los primeros expatriados en este rincón del Caribe tuvieron que luchar contra la falta total de infraestructuras. Usted no se enfrentará a los mismos retos. El desarrollo de infraestructuras más importante de la región llegó en 2009 con la autopista Samaná-Santo Domingo. Antes se tardaba entre cuatro y seis horas en ir de la capital a Las Terrenas, dependiendo del estado de la serpenteante carretera de tierra. Ahora el viaje dura dos horas en una carretera de cuatro carriles.

La nueva autopista no sólo ha facilitado el viaje, sino que ha contribuido a reducir el coste de la vida en Las Terrenas. Gracias a la mejora de los accesos, resultaba más fácil y barato traer mercancías a la ciudad.

El fácil viaje a la capital, Santo Domingo, significa que nunca se está demasiado lejos de una verdadera ciudad y de sus tiendas, museos, teatros y estadios. Santo Domingo también alberga una impresionante colección de estructuras coloniales, fundadas por el hermano menor de Cristóbal Colón, Bartolomé, y renovadas por Diego Colón (el hijo mayor de Cristóbal). La Zona Colonial de esta ciudad es una delicia para residentes y visitantes y una importante fuente de ingresos turísticos para el país.

Los residentes de Las Terrenas solían tener que viajar a Santo Domingo para los viajes aéreos internacionales. Ya no, gracias a la apertura del aeropuerto de El Catey, en Las Terrenas, desde el que se ofrecen vuelos regulares a Canadá y la costa este de EE UU (además de muchos vuelos nacionales).

Pero aunque Las Terrenas ofrece muchas comodidades que otros destinos latinoamericanos no ofrecen, no cometa el error de pensar que vivir aquí será en absoluto como vivir en casa. No lo será. Si le apetece una aventura, quiere ensuciarse un poco las manos, pero le gusta un poco de vino y queso de importación al final del día, entonces este pequeño trozo de continente en el Caribe es el lugar perfecto para usted.

Coste de la vida en Las Terrenas

A pesar de su próspera población extranjera, los costes en Las Terrenas se han mantenido locales, sin embargo los impuestos son altos, y tendrá que tomar nota si quiere evitar el “price-shock” cuando las compras resulten ser más caras de lo que había calculado.

El impuesto sobre el valor añadido o impuesto sobre las ventas es del 18%. Hay una propina obligatoria del 10% que se añade a la cuenta si se cena; aunque es probable que el camarero le asegure que la propina no está incluida. Las inclusiones obligatorias añaden un 28% a su factura. En algunos restaurantes el impuesto está incluido en los precios del menú, por lo que hay que preguntar antes de pagar. Por desgracia, existe un problema de igualdad de precios en la República Dominicana. La única manera de evitarlo es preguntando y siendo consciente de ello.

Una pareja de jubilados puede disfrutar de la buena vida en Las Terrenas por unos 1.500 dólares al mes.

Presupuesto mensual para una pareja que vive en Las Terrenas, República Dominicana

Alquiler RD$40,000

Gas RD$325 Se utiliza para el agua caliente y para cocinar.

Electricidad RD$2,850

Agua RD$350 Para el agua de cocina.

Teléfono RD$500 Celular prepago

Internet RD$2,000 Servicio ilimitado de 2MB.

Televisión por cable RD$980

Comida RD$13,000

Entretenimiento RD$15,000

Total RD$75,005